alert icon
Este sitio Web no admite Internet Explorer 8. Por favor, actualice su versión de Internet Explorer o utilice un navegador más actualizado.
Ocultar mensaje hide icon

Cómo Evitar las Fugas en los Sistemas: La Importancia de la Preparación del Tubo

Por qué el Rendimiento del Sistema Depende de una Buena Preparación del Tubo

18 de noviembre de 2019 | Andrew Hitchcock, Director Adjunto de Producto, Swagelok

El tubo de calidad y los racores para tubo de alta tecnología conforman algunas de las conexiones más críticas en cualquier refinería. Hay muchas variables a tener en cuenta para asegurar que todas esas conexiones son óptimas—tipo de material, tamaño del tubo, espesor de pared, propiedades del material, especificaciones de planta, y otras.

Sin embargo, para que un sistema de fluidos opere en óptimas condiciones, es igualmente importante utilizar prácticas seguras cuando los técnicos están haciendo las conexiones. Una de las causas más comunes de fallos en el tubo y en los racores es una instalación incorrecta. Las técnicas adecuadas de manipulación y preparación del tubo—y todas tienen lugar antes de apretar el racor—son esenciales para hacer conexiones seguras, sin fugas y duraderas, en las que los operadores de planta puedan confiar.

¿Cómo puede asegurar que el personal de mantenimiento de planta está formado, dotado y preparado con la información y herramientas adecuadas para hacer conexiones de calidad en toda la planta? Aquí están algunos de los aspectos más importantes a tener en cuenta.

¿Qué es una Inversión?

A nadie le gusta perder rentabilidad ni eficiencia operativa, pero esto no es la máxima preocupación en cuanto a las fugas en los sistemas de fluidos. Muchos clientes trabajan con aplicaciones peligrosas, donde el riesgo de instalaciones incorrectas puede resultar en lesiones graves o situaciones peores. Las fugas en sistemas de agua o aire a baja presión normalmente tienen muy poca problemática de amenazas a la seguridad asociada, y frecuentemente se perciben más como inconvenientes a la eficiencia. Pero una pérdida de presión de aire podría impedir que una válvula de seguridad crítica abra en el momento necesario. También, si un sistema tiene fugas de gases peligrosos como el hidrógeno, incluso una pequeña fuga podría tener graves consecuencias. Y como estos gases y químicos peligrosos son básicos para la fabricación de muchos productos, su presencia es obligada; pero cuando hay vidas en riesgo, es crucial que estén bien contenidos.

Más allá de los aspectos de seguridad, las fugas relacionadas con una mala preparación del tubo pueden contribuir en gran medida a la pérdida de producción. En algunos casos, esto aparece en forma de ineficacia del sistema, y cuanto más tiempo esté el sistema rindiendo por debajo de sus niveles óptimos, mayor es el potencial de pérdida de beneficios para el negocio. Las pérdidas resultado de las fugas pueden también manifestarse de otras formas. Las fugas en los sistemas de gases o químicos no solo provocan situaciones potencialmente peligrosas, sino caras, ya que se está desperdiciando la materia prima. Hasta las pequeñas fugas de aire, frecuentemente ignoradas, pueden ser caras si aumentan el gasto de operación del equipo. Muchas empresas compran o alquilan compresores de aire según sus necesidades aumentan, pero reparando las fugas u optimizando sus instalaciones de tubo, podrían funcionar perfectamente con menos equipo y menos costes de energía.

Algunos de los costes de las fugas en los sistemas son obvios, pero otros están ocultos. De cualquier modo, se pueden evitar si Vd. conoce las causas habituales de los fallos.

Reconocer las Causas Comunes de los Fallos

Una de las principales razones por las que los sistemas de fluidos fugan es una mala preparación del tubo. Por ejemplo, el tubo podría no estar cortado a escuadra, lo cual crearía un extremo en ángulo. También podría haber rebabas en el extremo del tubo por no desbarbarlo o rebajarlo adecuadamente tras el corte, lo cual podría comprometer el cierre. Rebajar un extremo de tubo metálico tras cortarlo con una sierra puede parecer un paso añadido innecesario, pero observando los datos empíricos de sistemas con fallos, vemos que cosas así de pequeñas son frecuentemente la causa principal de los problemas. Darse el tiempo para preparar e instalar adecuadamente el tubo puede evitar problemas importantes más tarde. 

improperly deburred tubing

Tubo que no ha sido desbarbado adecuadamente.

properly deburred tubing

Tubo cortado y desbarbado adecuadamente.

Minimizar los fallos en los sistemas de fluidos generalmente se reduce a tener las herramientas adecuadas, y a evitar negligencias que pueden dañar los sistemas instalados. Hay muchas situaciones que pueden llevar a no utilizar las herramientas adecuadas al instalar componentes o reparar sistemas de fluidos. En algunos casos, las herramientas específicas para cortar el tubo con precisión, en ángulo recto y sin rebabas están disponibles, pero no se utilizan si improvisando se termina antes. Y en otros casos, los operarios no disponen del equipo adecuado para refrentar el tubo y asegurar extremos sin rebabas. Ahora bien, las herramientas adecuadas para cortar y desbarbar el tubo son fáciles de obtener, y una inversión relativamente menor puede evitar fallos caros.

Hay dos causas comunes de fugas en los sistemas relativas a la negligencia: 

  • Arañazos, muescas o mellas en el tubo, frecuentemente resultado de una manipulación inadecuada. En general este tipo de daños son el resultado de un mala manipulación. Por ejemplo, tirar del extremo de un tramo de tubo de 6 metros en su estantería para extraerlo, cortar 2 metros, y reubicar el tramo de 4 metros restante, deslizándolo entre el resto de tramos del stock de tubo. Una rebaba o viruta en el tramo cortado podría arañar el resto de tramos de tubo que permanecen en la estantería. El tubo también se puede abollar fácilmente si al tirar de él desde la estantería, golpea el suelo; también se puede arañar si se arrastra. Es importante que los técnicos inspeccionen el tubo para encontrar estos defectos antes de la instalación, pero este paso frecuentemente se salta, o se ignoran los que aparentan ser daños menores.
  • Mala preparación del tubo, incluyendo el corte no a escuadra o no desbarbar el extremo del tubo. Como hemos visto antes, el corte adecuado del tubo es un paso importante para el ensamblaje de un sistema de fluidos eficiente. Las sierras o herramientas específicamente diseñadas para cortar tubo son lo más utilizado, y prestando la debida atención durante la operación, conseguir un corte en ángulo recto es relativamente sencillo. Son más frecuentes los problemas con el desbarbado, que se puede hacer con una sherramienta específica para desbarbar o con una escofina o una lima. Este paso del proceso o se salta o se hace de forma inadecuada por falta de las herramientas apropiadas.

Dé a Su Equipo la Formación Necesaria 

Los problemas relativos a la preparación del tubo descritos arriba son fáciles de evitar. Asegurar que su organización no sufre fallos o fugas en los sistemas, puede resolverse simplemente con tener el personal bien formado en instalación de racores para tubo. Los fabricantes de equipos pueden ayudar en esto: la formación que ofrece Swagelok, por ejemplo, trata diferentes prácticas de manipulación e inspección de tubo en profundidad, asegurando que las prácticas utilizadas por el personal minimizan la duplicación de tareas y los desechos.  

Incluso antes de incorporar a expertos en formación de racores para tubo, Vd. puede evitar muchos problemas observando atentamente la manipulación del material y las prácticas de preparación del tubo en su organización . ¿Hay personal que desempeña incorrectamente los procesos de los racores para tubo? ¿Ve algo que podría ser corregido mediante una reunión o una consulta personal? Este tipo de auto análisis es un buen paso inicial hacia una operación más eficiente y segura, y es parte habitual de la formación en racores para tubo Swagelok. 

Básicamente, tratar los problemas de la manipulación y preparación del tubo, es una cuestión de prestar atención. El personal puede no saber que extraer los tramos de tubo de las estanterías tirando de éstos puede provocar problemas serios más adelante, por lo que un poco de formación puede ser de gran ayuda. Su plantilla necesita saber que aunque una buena conexión de un racor para tubo depende de muchas cosas distintas, un factor clave para el éxito es la calidad con la que ellos hayan preparado el tramo de tubo que va dentro del racor.  

No deje que pequeños errores creen grandes problemas de seguridad y eficiencia a su compañía. Asegúrese de que todo su equipo está formado en cómo favorecer operaciones óptimas con una buena preparación del tubo. 

Encuentre la mejor formación y aprendizaje en racores para tubo